Quemar calorías en ausencia de movimiento

18.02.2018

EJERCICIO Este contenido podría cambiar tus resultados físicos y tu productividad en el gimnasio para siempre, si tu objetivo es definir tus músculos y quemar grasa.

Imaginemos que después de 30 minutos de bici has quemado 300 calorías. ¿Te parece mucho? En cuanto te comas un pincho de tortilla las recuperas.

Lo importante no es cuántas calorías quemas durante el ejercicio sino cuántas quemas mientras estás en reposo, que es la mayor parte del tiempo.


Para conseguir esto, tienes que hacer "HIIT" (high intensity interval training), es decir, entrenamientos con intervalos de alta intensidad. 

Te pongo un ejemplo: trotas en la cinta y de repente haces un sprint a máxima velocidad durante 30 segundos, luego vuelves al ritmo anterior y recuperas tus pulsaciones y tu aliento; cuando te hayas recuperado, vuelves a hacer otro sprint y así sucesivamente hasta haber hecho 4 o 6 picos. 

El fin de entrenar de esta manera, no sólo es quemar más calorías que las que quemabas cuando hacías cardio a un ritmo moderado y constante, sino también, quemar más calorías después del entrenamiento, una vez hemos dejado de hacer ejercicio.


¿Por qué sucede esto? 

Los HIIT son como un terremoto fisiológico para el cuerpo. Al finalizar un entrenamiento basado en picos de intensidad, acabarás jadeando y sin poder hablar. Tu cuerpo habrá hecho un esfuerzo extra que antes no hacía. 

Lo que provocarás será que tu maquinaria interior tenga que recuperarse tras ese sobre esfuerzo.
Y para este proceso de reparación interna, el cuerpo sigue trabajando por dentro y esto es un gasto de energía que demanda seguir quemando calorías. Por eso sigues quemando calorías después de la sesión.

De eso se trata, de que tu maquinaria quema-grasas pueda, no solo quemar mas calorías durante el entrenamiento sino lo que es mas importante, mientras estás viendo la televisión por la noche.


Lo importante no es la cantidad de horas que entrenes, sino la calidad con la que lo hagas.

Es mejor estar 15 o 20 minutos haciendo estos picos de intensidad HIIT, que pegarte 1 hora y media haciendo tu cardio constante de siempre.

¿Por qué?
1. Te ahorras perder más tiempo
2. Causas un mayor impacto en tu cuerpo, lo que provocará esos resultados físicos que quieres.